17 ene. 2009

Flash Back


Vuelvo la mirada y no hay mas que mil impresiones de tí, con el tiempo que ha transcurrido puedo darme cuenta de que eras lo que en algún momento desprecié, luego fuiste lo que anhelé tener y por último lo que quiero borrar; empezaste por otorgarme nada mas que muecas de incomodidad y brazos cruzados y con el pasar de la tarde ya no eras despreciable ni avergonzador, es más, eras hasta algo divertido reserbandote el derecho de la seriedad para el bolsillo. Ahora me encuentro con algunas de las mil y unas tardes intactas en mi mente y prefiero saltarme aquellos acontecimientos que ambos decidimos crear, y es aquí también en dónde se toma conciencia y se concluye; con el tiempo es cuando uno se da cuenta de que lo vivido está mal, y que lo que no se ha llevado a cabo debiera ser menos fantasía y más realidad.


Eres y serás (al fin y al cabo) un buen recuerdo; uno pequeño, plasmado y arrugado recuerdo... pero nada más.