20 mar. 2010

Atrasados Todos!


Faltaban casi veinte minutos para las cuatro de la mañana, cuando de pronto la tierra decidió rascarse la espalda desesperadamente. Yo dormía plácidamente hasta que el bailoteo de la casa me despertó. Nos habíamos pasado en cinco años.