13 abr. 2013

En la cocina.

Le proporcionó risas, le puso oídos y la miró fijo por un rato. Gente, taco, música, humo, un abrazo. Alcohol, risas, y revoltijo-choripan. Llegó el relajo, aterrizó el humor. comediante fome y público fiel de primera fila.

Entre siluetas desteñidas desenvolvió historias absurdas, contacto visual pobre, una sonrisa y luego silencio eterno.

A ti, que desde entonces me haces feliz.

Lo abraza con fuerza, no lo quiere dejar ir. Sus brazos la rodean por la cintura y siente los latidos a un beat que se acelera. Lo mira a los ojos y se encuentra consigo misma dentro de la pupila mientra el viento le aconseja "no lo sueltes jamás". Milímetros de distancia y sus labios. De nuevo el viento que la empuja, se encuentran en un beso tímido.

Silencio casi absoluto. Ya nada más existe alrededor, ni más allá de nuestra historia 

Karma.

¿Usted ha escuchado hablar del Karma? Bueno si no lo sabe acá encontrará una breve referencia:


"De acuerdo con varias religiones dhármicas, el karma sería una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas. De acuerdo con las leyes del karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores. Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto. Se refiere al concepto de "acción" o "acto" entendido como aquello que causa el comienzo del ciclo de causa y efecto. El karma explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato. Según esta doctrina, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas." -Wikipedia.
Para mí el Karma significa entonces, que cada cosa que hagamos tiene una repercusión. Hace algún tiempo atrás hice algo que pensé se me podría devolver en cualquier momento y tarde o temprano el Karma se hizo presente en mi vida. He tomado decisiones delicadas que tienen efecto en terceras personas, pero sé que en ciertos casos hice lo correcto a pesar de que pudiese generar daños. Soy observadora, meticulosa y un poco indecisa. Éstas cosas me hacen pensar y recapacitar en un futuro cercano donde todo paso siguiente que se da, puede cambiar el curso de las cosas.
Creo en que somos nosotros mismos los que elegimos nuestro destino, que la vida solo se encarga de ponernos obstáculos o metas para probarnos si somos capaces de alcanzar lo que anhelamos, nuestros sueños. Las decisiones son atajos que pueden desviarnos o acercarnos a ese objetivo final.