13 abr. 2013

En la cocina.

Le proporcionó risas, le puso oídos y la miró fijo por un rato. Gente, taco, música, humo, un abrazo. Alcohol, risas, y revoltijo-choripan. Llegó el relajo, aterrizó el humor. comediante fome y público fiel de primera fila.

Entre siluetas desteñidas desenvolvió historias absurdas, contacto visual pobre, una sonrisa y luego silencio eterno.

No hay comentarios: