5 ene. 2010

Stgo en noventaitrés palabras


Se sube a la cuncuna santiaguina, pide un poco la atención de los oyentes y enseguida coge la guitarra para afinar las cuerdas. En cosa de segundos comienza a entonar el canto improvisado que planea en su mente picarona, y grita fuertemente con entusiasmo: "ayer te vi con otro, debajo del puente Mapocho, por eso perra maraca y puta, me subo a la micro a gritar tu nombre!". Al ver la cara estupefacta del público entre risas, pensé que tal vez en esta ocación se haría unas cuantas monedas extra por ser comediante.


El Canta Autor.-

No hay comentarios: