22 dic. 2010

Como todo me da vueltas

Díficil, siempre lo es. La vida es un ciclo, un círculo vicioso que gira ante nuestras narices y no somos capaces de detenerlo. Tengo el leve presentimiento de que este círculo viene por mí de nuevo y tengo miedo, le temo a las mismas consecuencias de las cuales me arrepentí luego. Como es de costumbre, usualmente me recuesto de espalda encima de mi cama, tan desordenada como siempre, a pensar en lo que ya he hecho y si lo volvería a hacer, en si vale la pena pasar por esos amargos momentos para obtener a cambio un poco, sólo un poco, de felicidad en milésimas de segundos, también pienso en pisibilidades de encontrar mejoras en el asunto pero si no me mojo los pies no cruzaré el río para averiguarlo. ¡Es en esta parte donde me tirita hasta el que te dije!. Pero bueno, creo que en todo círculo vicioso debe existir un nuevo comienzo teniendo la esperanza de encontrar algo innovador que nos obligue a aferrarnos otra vez, o bien rescatar lo que ya se valoraba desde antes. Honestamente me siento perdida en medio de mi círculo.

No hay comentarios: